19º Informe sobre la página web de la Santa Iglesia Palmariana

El pasado mes de junio fue más tranquilo en cantidad de visitantes a nuestra página web comparado con el mes de mayo. En el mes de mayo una multitud de personas vieron las publicaciones sobre la Santísima Virgen María, nuestra gloriosa Madre Celestial, que tanto nos cuida desde el Cielo. Para agradar a nuestra Divina Madre, en el próximo mes de agosto le seguiremos demostrando nuestro amor incondicional, agradeciéndole Su divina intercesión ante su Hijo por los beneficios que nos ha otorgado. Agosto será un mes muy especial. Haremos un apostolado muy grande en Internet extendiendo la devoción de la Santa Faz de Su Divino Hijo Jesucristo, Salvador del género humano. La misión de la Virgen María, Madre de Jesús, es llevarnos a Su Divino Hijo para amarle intensamente. Nada obstaculizará la realización de este apostolado que haremos para la mayor gloria de Dios. Esperamos que una buena cantidad de personas vean la Santa Faz de Cristo y que le adoren y le amen con cariño. Adorar la Santa Faz de Cristo será una manera eficaz de alcanzar la misericordia de Dios y librarnos del Covid-19.

Los mensajes celestiales de El Palmar de Troya dados a Clemente Domínguez hablaban mucho sobre la Santa Faz de Cristo. En uno de ellos, la Santísima Virgen María bajo la advocación del Carmen dijo:
«Hijos míos: cuando no comprendáis lo meritorio que es adorar la Santa Faz de mi Divino Hijo, pensad lo siguiente: voy a adorar la Divina Faz de Nuestro Señor Jesucristo para alegrar el Corazón Inmaculado y Dolorido de mi Madre, la Virgen Santísima. De esta forma comprenderéis que soy canal para ir a Jesús, vuestro Salvador y Rey del Universo, por voluntad del Padre Celestial».

Argentina sigue en primer lugar con el mayor número de visitantes a nuestra página web. Brasil va acercándose cada vez más. España está a punto de perder el tercer puesto, debido a que estamos recibiendo más visitantes de México. Filipinas ha podido tomar el quinto lugar y el país que últimamente va subiendo rápidamente en la lista es Nicaragua.

Hace un año y medio que la Iglesia de Cristo tiene su página web. Poco a poco la Iglesia Palmariana está siendo conocida en países con los que nunca hemos tenido comunicación, como, por ejemplo, Congo-Kinshasa, Ruanda, Madagascar, entre otros.

La página palmariana en la web, es en realidad la página web de Cristo. Pues se trata exclusivamente de publicaciones inspiradas por el Espíritu Santo. Por lo tanto, se puede también decir con toda verdad, que esta es la página web del Cielo. Aquí es donde se encuentra la sabiduría para alcanzar la salvación eterna. Se puede leer el Catecismo Palmariano para instruirse en la Doctrina de la Iglesia y cómo cada cristiano se debe comportar. La salvación del alma es lo primordial para cada ser humano. Debemos buscar y ejercitar la vida espiritual para llevar nuestra alma a la salvación eterna. Las cosas materiales de este mundo sólo nos servirán para este mundo de un modo muy limitado. Todo en su justa medida. Recuerda la frase de San Agustín cuando decía: «Cuida de tu cuerpo como si fueras a vivir por siempre. Cuida de tu alma como si fueras a morir mañana».

Por otra parte, es verdad que existen personas de buena fe que publican por los medios sociales de Internet artículos religiosos que tratan de ayudar espiritualmente a las almas. Pero sabiendo que la iglesia romana vaticana renegó del catolicismo hace ya varios años, solamente dentro de la Iglesia Católica Palmariana se puede hallar el camino directo al Cielo. Todos los otros caminos, por muy buenos y sabios que parezcan, llevarán las almas al Purgatorio, por supuesto si el alma en su juicio particular acepta la predicación de la Divina María. La Iglesia Palmariana es la única Iglesia que puede conferir los Santos Sacramentos, pues perteneciendo al redil de esta Iglesia, más fácilmente se puede ir directamente al Cielo sin pasar por el Purgatorio. Dios, infinitamente indulgente y misericordioso, ha dado a su Iglesia la potestad de las indulgencias, con el fin de que los fieles que se acogen a ellas puedan purificarse aquí en la tierra para liberarse de las terribles penas del Purgatorio.

He aquí una lista de los treinta países con mayor número de visitas a nuestra página web:

1.Argentina11.Alemania21.Nicaragua
2.Brasil12.Francia22.Costa de Marfil
3.España13.Polonia23.Paraguay
4.México14.Camerún24.Republica Dominicana
5.Filipinas15.Congo – Kinshasa25.Canadá
6.Estados Unidos16.Reino Unido26.Irlanda
7.Colombia17.Kenia27.El Salvador
8.India18.Chile28.Venezuela
9.Perú19.Italia29Rusia
10.Nigeria20.Ecuador30.Guatemala

La Iglesia Católica Palmariana por su amor a la belleza de las cosas de Dios, atrae la atención de mucha gente interesada en la religión. En general son personas que profesan el catolicismo, pero a veces son personas de otras religiones. Hasta la fecha, ningún grupo importante de personas ha tomado la decisión de ingresar en la Iglesia Verdadera de Cristo. Existe un grupo grande muy interesado en formar parte de la feligresía palmariana y esperemos que aprovechen esta oportunidad y que no se echen atrás en el último momento. Encomendamos esa misión a la Madre de Dios, la Virgen María para que, un día no tan lejano, podamos escribir en futuros informes la adhesión de nuevos fieles a la Iglesia Palmariana. Son muchos los sacerdotes que nos escriben para ponerse en contacto con nosotros. Todavía les cuesta dejar todo y seguir al Verdadero Vicario de Cristo, Su Santidad el Papa Pedro III.

A todos aquellos interesados en seguir la Fe palmariana, que creen que les será posible ser fiel a la Iglesia Palmariana siguiendo el camino fácil y cómodo que ofrece este mundo corrompido, nosotros, les hacemos refrescar la memoria con el episodio del joven rico del Nuevo Testamento. Triste realidad que se repite en espíritus flojos, que en estos tiempos de decadencia espiritual no se deciden cambiar de vida:

“Y Jesús, mirando alrededor, y viendo que el joven se había marchado, dijo a sus Apóstoles y discípulos: «En verdad os digo: ¡Oh, cuán difícilmente entrarán en el Reino de Dios los que poseen riquezas!» Y como los Apóstoles y discípulos se asombraran de las palabras de su Maestro, Él les dijo de nuevo: «Hijitos, ¡cuán difícil cosa es que entren en el Reino de Dios los que sólo ponen su confianza en las riquezas, viviendo apegados a ellas! Es más fácil que un camello pase por el Ojo de Aguja, que un hombre apegado excesivamente a las cosas de este mundo entre en el Reino de los Cielos». Jesús se refería a la puerta de la muralla de Jerusalén conocida como Ojo de Aguja, dada la forma de su arco; la cual era tan pequeña, que no podía pasar por ella un camello con la carga; mas sí, libre de ella.”

No solamente es el apego a las cosas materiales un impedimento para los sacerdotes fuera de la Iglesia Palmariana para entrar en nuestra Orden Religiosa, sino el apego a las comodidades de esta vida. La Orden de los Carmelitas de la Santa Faz es una Orden Religiosa de mucha oración y penitencia. Una Orden Religiosa de mucha obediencia y entrega a Dios y a la Virgen Santísima. Se puede decir con certeza que es una vida dura. Por otra parte, es una vida de mucha paz y consuelo espiritual para los que se entregan a cumplir las Santas Reglas de esta bendita Orden. Esta santa Orden de los Carmelitas de la Santa Faz santifica a las almas. Por eso, un gran número de religiosos y religiosas que han muerto dentro de esta Orden Carmelitana han sido canonizados poco tiempo después de su muerte y esperamos que muchos más alcancen esta dicha.

Nuestra página web ya está publicada en ruso, aumentándose así el número de traducciones a distintos idiomas. Como ya tenemos un buen número de documentos, Acción Católica Palmariana lanzará un importante apostolado en ruso. Esperamos que, por el mes de agosto, el pueblo ruso en mayor medida, pueda conocer la existencia de la Iglesia Verdadera de Cristo. Con la Santa Faz de Jesús y con la bellísima Imagen de Nuestra Madre del Palmar Coronada, haremos conocer a multitud de rusos la existencia de la Iglesia Tradicional Católica Verdadera de siempre. Confiaremos en el Santísimo José del Palmar Coronado para que dé buen éxito a este apostolado.